Malla compresión Compressport triatlón

He estado probando las mallas de compressión de Compressport para triatlón y el resultado no ha podido ser mejor.
Llevaba tiempo con ganas de usarlas y al final me decidí a comprarlas gracias a un compañero del club que las tenía y estaba muy contento.
Lo malo que le veo es que son caras aunque merece la pena. Entre 90 y 100 euros dependiendo de la tienda donde las compremos.
Lo que más me ha gustado es que son muy cómodas, algo que para carreras largas es importante. No tienen costuras por lo que se evitan las rozaduras.
En muchas mallas para triatlón si estás mucho tiempo con ellas te suelen rozar por algún lado. A mi normalmente en la cintura al apretarlas aunque no lo haga mucho. Uno se puede echar alguna crema antirozadura pero tienes que estar pendiente de echarla cada cierto tiempo.
Al ser compresión te agarra muy bien el muslo. El efecto es el mismo que las pantorrilleras de la misma marca. Hace que se retrase la aparición de la fatiga y al acabar la carrera el músculo no está tan cargado.
Evidentemente no hace milagros, pero si tenemos el músculo más "agarrado" y nos sentimos más cómodo tanto en la carrera como al finalizar, pues mejor que mejor.
Corriendo y en bici va muy bien. El tamaño de la badana es bueno para ambos deportes.
Estéticamente me parecen bonitas y algo que parece un gilipollez pero que no viene mal; uno no va marcando tanto paquetón como con otras prendas¡¡¡¡
Tiene bolsillos, cuesta ponerla al ser ajustadas pero no son molestas. Son suaves, se adaptan al cuerpo.



El peligro de montar en bici en la casa de campo

La casa de campo es un lugar perfecto para hacer deporte.
Carretera cortada al tráfico (menos un tramo), hace que sea muy atractivo ir a entrenar con la bici, correr con los amigos, con el club, solos, dar una vuelta en bici con los hijos..., pero hay dos épocas que son, a mi entender, peligrosas.
En la primavera con la llegada del calorcito y estos últimos findes de buen tiempo es una auténtica locura. La gente no presta atención por donde va, hablan por el móvil mientras están montando en bici, los que van en bici de montaña se cruzan por el asfalto sin mirar (luego piden perdón), hacen giros sin señalizarlos, no siguen su trazada, se paran en mitad de la carretera,  madres que dejan sueltos a sus hijos con sus minibicis que no se como nadie les arrolla porque se paran en cualquier sitio y no se les ve (culpa de los padres evidentemente)...
Consecuencia, caídas. Hoy vi una que tenía muy mala pinta. Un chico en el suelo, la policía parando a los ciclistas y supongo que una ambulancia de camino. Es peligrosísimo ir con la bici sin prestar atención a nada.
Esto pasa con el buen tiempo. Quien quiera entrenar en invierno es completamente diferente; un auténtico placer.