Crónica Maratón Badajoz 2016.

Este año quería correr mi sexta Maratón sin complicarme mucho así que decidí irme de nuevo a correr la de Badajoz por tercera vez.

Infraestructura sencilla, recorrido llano, sin cola para recoger dorsal, avituallamientos perfectos, zonas con mucho ambiente, alguna murga, se puede correr perfectamente... Lo tenía todo para batir  marca personal. Algo que se antojaba al alcance después de estar con entrenador durante los últimos 4 meses. Cuando terminé me pregunté por qué no había tenido alguien que me guiase en todos estos años. El resultado ha sido muy bueno para mi.

El maratón de Badajoz puede parecer que tiene menos "glamour" que otros como París o Madrid (los hice al año pasado), pero las ventajas son inmensas. Lo de poder correr sin problemas en un recorrido llano es un lujo. A esto hay que sumarle el tiempo que nos salió que fue perfecto. No se podía poner ninguna excusa.

Entre media y maratón éramos más de 1.500 para un recorrido de dos vueltas.

Desayuno a las 8 apurando pero es lo bueno de los sitios pequeños. Llegando a la salida, que fui andando, me sorprende ver a un grupo de militares con sus botas, mochilas... Supongo que ya todo el mundo sabrá que corrieron la media porque ha salido en redes sociales. Me quito el sombrero, impresionante. Su objetivo era llegar todos juntos y lo cumplieron. Recomiendo ver algún video que está por redes sociales. La piel de gallina.

Salida Maratón Madrid 2016
Después de 4 meses entrenando con Pablo Cabeza mi ritmo de maratón paso de 5 min km a 4:30. Quizá un cambio demasiado brusco para mi mente lo que hizo que tuviese un poco de miedo a petar.

Mantuve el ritmo durante los primeros 25 kilómetros sin problemas. Me encontraba fuerte, muy fuerte. Supongo que esto nos pasará a la mayoría. Nos sentimos a tope pensando que vamos a arrasar y luego llega la realidad de la distancia.

En el 25 noto cansancio pero nada serio. Me uno a un grupito que se ve que han corrido más de una y sigo su ritmo que es casi igual al mío.

Cada vez me siento más cansado pero en el kilómetro 32 veo a mis padres, hermanas, sobrinos y prometida en el puente antiguo animándome.

Parece una tontería pero gracias a eso hice los siguientes 5 kilómetros al ritmo que debía y motivado a tope de nuevo. Menos mal porque le estaba viendo las orejas al lobo.